Destinos de El Caribe: República Dominicana
 



Es un país caribeño situado en la
isla La Española, compartiendo isla con Haití. La Española es la segunda isla mas grande del Archipiélago de las Antillas, estando situada al Oeste de Puerto Rico y al Este de Cuba y de Jamaica.

Los Dominicanos se refieren a veces a su isla como Quisqueya, un nombre para la Española usado por los indígenas Taínos que significa «madre de todas las tierras».

Si te preguntan por República Dominicana, seguro que lo primero que piensas son en playas paradisíacas y hoteles / resorts de todo incluido, pero República Dominicana es mucho más que sol y playa.

Empezando por Santo Domingo de Guzmán, fundada en 1496 fue la primera ciudad del nuevo mundo, nos habré las puertas a la ruta monumental, con su zona colonial declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Los paisajes de la República Dominicana son extremadamente contrastados y cautivadores, cuenta con lugares insólitos de belleza incalculable y sorprendente.

De la herencia española destacan los extraordinarios monumentos, testigos seculares de los primeros hechos que marcaron la historia colonial. Los taínos, habitantes de la isla en la época precolombina, han dejado sobre el territorio toda clase de objetos testimonio de un arte original y sorprendente: objetos en piel, madera, ámbar, larimar (piedra nacional), barro, etc.
 

Gobierno: República con 2 instituciones legislativas.
Capital: Santo Domingo
Idioma: Español
Religión: Católica
Moneda: Peso Dominicano 1€ = 56.34 Unidades
Clima: Tropical con temperaturas medias entre 18 y 28 grados C. Las tierras altas gozan de un clima mas moderado.
Requisitos de Estado: Pasaporte con validez, sin visado hasta 30 días, billete de vuelta o continuación.
Vacuna contra hepatitis, fiebre tifoidea Profilaxis ntimalarica recomendados en algunos sitios.

Para conocer la cultura de los dominicanos es necesario descubrir la alegría de vivir, que se expresa principalmente a través de las tradiciones populares: el Carnaval, las peleas de gallos, y sobre todo la omnipresencia del baile: El Merengue.

Por su condición de país insular, agrícola y ganadero, la República Dominicana ofrece una gran variedad de atractivos platos, donde se mezclan la influencia taína, europea y africana, ofreciendo una explosión de sabores ricos en matices y condimentos.